¿Qué daño puede provocar el amianto en la salud?

Se calcula que en España existen 3 toneladas de elementos con amianto que es necesario retirar antes del fin de su vida útil. Al menos unas 100.000 personas sufren cada año los efectos adversos del amianto, un mineral del que en 2002 se prohibió su uso en la construcción.

Su peligrosidad está más que demostrada pero, ¿qué daño puede provocar el amianto en la salud tras la exposición a este material? A continuación, le detallamos todos los riesgos asociados al amianto o asbestos y le contamos por qué es importante retirar cualquier elemento constructivo que contenga este material.

¿Qué enfermedades y daño puede provocar el amianto?

Los efectos adversos del amianto en la salud vienen originados por la inhalación de las fibras de este mineral. Muchas de ellas, las de menor tamaño, logran alcanzar las vías aéreas inferiores, formadas por la tráquea, los bronquios, los bronquiolos y los alvéolos. 

Este mineral se caracteriza por permanecer en el aire durante prolongados periodos de tiempo, al no ser biodegradable. Esto se traduce en que puede ser un verdadero riesgo para la salud humana por mucho tiempo, ya que se hace prácticamente imposible no inhalar sus fibras de forma accidental

Sabiendo esto, ¿cuáles son entonces los principales riesgos del amianto para la salud? A continuación, hacemos un repaso de aquellas que presentan mayor gravedad.

Mesotelioma

Se trata de un tumor maligno, muy agresivo y que tarda tiempo en dar la cara. Puede afectar a diferentes órganos internos, donde se desarrolla en la capa que los reviste, y que recibe el nombre de mesotelio. 

¿Qué órganos pueden verse afectados por un mesotelioma? Dos de ellos pueden ser el corazón o los pulmones, donde es más frecuente que se desarrolle. Se trata de un tipo de tumor bastante raro, que suele originarse sobre todo en personas altamente expuestas a las partículas de asbesto.

De hecho, se estima que un 85% de casos de mesotelioma se deben a la exposición prolongada e intensa a materiales con amianto. Por esta razón, hoy en día deben elaborarse y cumplirse los planes de desamiantado. 

Asbestosis

Se conoce como asbestosis a una enfermedad pulmonar de carácter crónico que tiene su punto de origen en la inhalación de fibras de amianto. ¿Cómo se manifiesta? Esta enfermedad provoca problemas respiratorios, al producirse episodios de neumonía, inflamación granulomatosa o bronquiolitis.

Definida como una fibrosis intersticial pulmonar difusa, tiene una sintomatología muy concreta, que incluye tos, una constante sensación de falta de aire y acropaquia. Es precisamente la falta de aire y la dificultad para respirar lo que se suele empeorar más rápido en esta enfermedad. 

Cáncer de pulmón

Otro de los daños del amianto en la salud más frecuentes es el desarrollo de un cáncer de pulmón. Este tipo de cáncer no tiene una relación causa y efecto tan clara con el amianto como otros tipos de enfermedades.

Sin embargo, la exposición al amianto y el consumo de tabaco, pueden aumentar el riesgo de sufrir esta enfermedad. De hecho, este tipo de cáncer se llegó a incluir en la lista de enfermedades profesionales, recogidas en el Real Decreto 1299/2006.

Otras enfermedades que se han relacionado estrechamente con la exposición al asbesto o amianto, pero no de forma concluyente, son cánceres como el de laringe, el de riñón o el del aparato digestivo.

¿Cuánto tiempo hay que estar expuesto al amianto para que sea peligroso?

En casi todos los casos, el desarrollo de una enfermedad que tenga que ver con el amianto requiere de una exposición muy prolongada a este mineral. En concreto, de unos 10 años, que pueden variar dependiendo de la exposición y de la cantidad de partículas que se respiren.

Además, cabe mencionar que ninguna de las enfermedades relacionadas con el amianto se originan de un día para otro. En la mayoría de los casos, existe un periodo de latencia de un mínimo de 10 años.

¿Cómo estamos expuestos al amianto?

Si hablamos de exposición al amianto, podríamos hablar de dos grupos concretos. Por un lado, de las personas que trabajan en el sector de la construcción o los desamiantados, altamente propensos a la manipulación de este material.

Por otro lado, las personas de a pie, en cuyas casas o lugares de trabajo existen elementos constructivos con amianto que pueden afectar a su salud, así como a las familias de operarios que trabajan con amianto.

Trabajadores del sector de la construcción y los desamiantados

Estos empleados, sobre todo los que llevan a cabo labores de desamiantado, están altamente expuestos a los peligros de este material. Este mineral no sólo está presente en el mundo de la construcción, sino que también ha formado parte de industrias como:

  • Industria del automóvil. En épocas pasadas, el amianto se utilizaba como material de fricción en los frenos y en los discos de embrague.
  • Industria eléctrica. Sobre todo, para el revestimiento de generadores.
  • Industria textil. Dadas su resistencia a altas temperaturas, el amianto se utiliza en la fabricación de ropa para la protección contra incendios, así como en otros elementos de seguridad.
  • Industria química. Para la elaboración de pinturas o como relleno de materiales aislantes.
  • Sector de la construcción. Tanto en la instalación, retirada de elementos con amianto, como durante la realización de otro tipo de trabajos en los que el contacto con elementos con amianto podía ser directo.

Otras personas

Cualquier persona puede sufrir los riesgos del amianto en su salud. Cuando cualquier material con este mineral se deteriora, sus partículas quedan flotando en el aire. Debido a esto, no es raro que, a diario, inhalemos este tipo de partículas sin darnos cuenta.

El asbesto puede estar presente de igual manera en suelos, y es que hay rocas que lo contienen. Sin embargo, lo más frecuente es que estemos expuestos a él a través de su presencia en el aire, ya sea el origen fuentes naturales o elementos constructivos con amianto.

De hecho, en el interior de viviendas hay que prestar atención a los niveles de asbestos, ya que pueden ser bastante elevados en algunos casos. ¿El motivo? Los materiales empleados como aislantes, los revestimientos de las paredes o las cubiertas, entre otros.

amianto efectos en la salud

El amianto, como ha podido ver a lo largo de este artículo, tiene una gran peligrosidad ante su exposición. Al inhalarlas, sus fibras se depositan en las vías respiratorias, perjudicando a los pulmones.

Si bien es cierto que muchas de esas fibras acaban fuera del organismo a través de las mucosidades, las que se quedan en las partes más profundas de los pulmones son más difíciles de eliminar. Por este motivo, en el sector de los desamiantados, es necesario seguir y plan de seguridad y salud sobre el amianto.

En Cubiertas Galaico Catalana somos especialistas en desamiantados. Estamos inscritos en el RERA, por lo que estamos autorizados para la realización de este tipo de trabajos, cumpliendo con toda la normativa existente en materia de seguridad. Si necesita retirar elementos constructivos con amianto de su hogar, no lo dude y contacte con nosotros.