¿Cómo es el mantenimiento de cubiertas metálicas?

Las cubiertas metálicas son una solución idónea para todo tipo de naves industriales y agrícolas por su alta durabilidad, su eficiencia y su apariencia. Sin embargo, que permanezcan en perfecto estado durante años no sólo tiene que ver con la calidad de los materiales en los que está fabricada.

En este sentido, es vital posibilitar que protejan a las personas, materiales o animales que alberga bajo su estructura. Por eso, para alargar su vida útil al máximo, hoy te contaremos cómo es el mantenimiento de cubiertas metálicas.

¿Qué tipo de mantenimiento necesita una estructura de acero?

Antes de hablar en profundidad sobre el tipo de mantenimiento que es necesario llevar a cabo en cubiertas metálicas, cabe destacar la importancia de contratar siempre a empresas especializadas en este tipo de trabajos.

Al tratarse de superficies situadas a elevada altura, es preciso que los operarios estén equipados con un equipo de protección de seguridad en altura. En Cubiertas Galaico Catalana podemos ocuparnos de inspeccionar de forma periódica la cubierta de tu nave industrial o agrícola.

mantenimiento de cubiertas metálicas

Con este tipo de actuación, el propósito principal es la detección de problemas como la corrosión, el desgaste en las zonas de unión o la aparición de grietas o moho en este tipo de tejados. En nuestras revisiones no dejamos de lado de igual forma los canalones ni los desagües ya que, de obstruirse, podrían acumular aguas y originar toda clase problemas en la estructura. 

Una vez dicho todo eso, es hora de contarte con todo detalle cuál es el proceso y cuál debe ser la periodicidad para el cuidado de una cubierta metálica.

Limpieza a fondo de la superficie

Como todo elemento constructivo, un tejado metálico necesita de una limpieza periódica para conservarse en óptimas condiciones. Es aconsejable hacer una cada 6 meses, ya que de esta manera se previene y evita la acumulación de demasiada suciedad, polvo y otros desechos.

Realizando este trabajo con asiduidad, se evitará invertir grandes cantidades de dinero en otras acciones, como el repintado, ya que la limpieza dejará la superficie de la cubierta como nueva.

Revisión de canaletas y desagües

Otro punto clave de la limpieza es el mantenimiento de canaletas y desagües, muy necesario para evitar problemas de humedades o goteras en la nave. Para ello, hay que contratar a personal cualificado, ya que se trata de un proceso complejo que, además, requiere del uso de productos y técnicas de limpieza adecuadas.

Este tipo de actuación forma parte del mantenimiento preventivo de techos y cubiertas, ya que de hacerlo con cierta frecuencia se puede retrasar, e incluso impedir, la aparición de otros problemas.

Repintado de la cubierta

Normalmente, el repintado de una cubierta metálica significa que esta no se ha cuidado lo suficiente. En estos casos, recuperar su aspecto anterior pasa por aplicar unas capas de pintura en la superficie.

Para ello, es necesario realizar una limpieza a fondo previa a los trabajos con la pintura, con el objetivo de quitar todos los restos de polvo, suciedad o grasa que puedan existir. Una vez hecho esto, es momento de pintar, para lo que la mejor opción son las pistolas de pintura a presión.

Como siempre, lo mejor es contratar a una empresa experta en la instalación y en el mantenimiento de cubiertas metálicas, ya que sabrán qué tipo de pintura debe emplearse para este fin. Lo que sí está claro es que deben ser 100% resistentes a exteriores y a todo tipo de condiciones climatológicas que puedan darse a la intemperie.

Reparación o sustitución de partes oxidadas

Al estar compuestas por diferentes lamas o paneles de acero galvanizado, es muy sencillo sustituir con total seguridad algunas partes de una cubierta. Uno de los daños irreparables más frecuentes son las perforaciones o la oxidación avanzada del material. 

Sin embargo, si este problema es mucho más leve, se puede solventar rápidamente limpiando la zona con un producto desoxidante y, después, aplicando una capa de pintura acrílica que actúe como barrera protectora.

mantenimiento de cubiertas metálicas en Barcelona

En ningún caso se deben utilizar productos abrasivos, solventes o agua a presión para realizar el mantenimiento de la cubierta de una nave industrial o agrícola.

Revisión de tornillos y sellamientos

Otra parte esencial de una cubierta que es necesario controlar para que esta siga siendo segura son sus tornillos y sellamientos. Al igual que la limpieza, lo más aconsejable es contratar este trabajo cada 6 meses.

De esta manera, los operarios pueden comprobar el estado de estos elementos, aplicando sellamientos con silicona o limpiando, reparando y sustituyendo los tornillos o pernos cuando sea necesario.

Mantenimiento de cubiertas metálicas en Barcelona

El mantenimiento de una cubierta metálica tiene un doble fin. Por un lado, el de alargar todo lo posible su vida útil, de hasta unos 50 años, mientras que el otro es el de mantener una apariencia totalmente cuidada. Una cubierta no sólo es una de las cartas de presentación de tu empresa, sino que además tiene un papel esencial a la hora de proteger todo lo que hay bajo su estructura.

Por esta razón, llevar a cabo las revisiones necesarias no es un gasto, sino una inversión de futuro. Si necesitas una empresa que lleve el mantenimiento de la cubierta de tu nave, no dudes en contactar con nosotros.

En Cubiertas Galaico Catalana llevamos más de 30 años trabajando en la instalación y mantenimiento de cubiertas y tejados, por lo que tenemos todas las herramientas y conocimientos necesarios para garantizar que esta parte de tu nave esté siempre en las mejores condiciones.